domingo, 17 de julio de 2016

ANTIFIL - LIMA, UNA NUEVA EXPERIENCIA PARA LA LITERATURA PERUANA



ANTIFIL – LIMA, UNA NUEVA 
EXPERIENCIA PARA LA LITERATURA PERUANA

Tuve la suerte de ser parte de los asistentes que participaron en este importante evento cultural que se desarrolló en Lima del 13 al 17 de julio, en el espacioso y hermoso local de la Asociación Guadalupana, en el centro histórico de Lima.

Era el resultado o una respuesta al evento que organiza La Cámara Peruana del Libro denominado el “Festival Internacional del Libro” - FIL  - que  se realiza en Lima en su edición número  XXI  y al mismo tiempo en el “Campo de Marte” de Jesús María. En donde participan los grandes grupos de editoriales del país, con invitados especiales del extranjero, y todo se paga en efectivo, desde la entrada general, hasta las disertaciones literarias.

Ante el avance de la mercantilización de la cultura  por las grandes trasnacionales de la industria editorial que mueven muchísimo dinero en el mundo, el ANTIFIL – LIMA nace con la intensión de dar facilidades a las medianas y pequeñas editoriales peruanas de todas las provincias olvidadas del país, a fin de que la producción literaria que se produce  tenga la misma oportunidad que otras, pero no mejor en calidad. De mostrarse a plenitud sin ataduras de orden económico ni menos condicionamientos que subyuguen a las editoriales  de las provincias y menos el aporte individual de cada uno de los participantes.


En la foto estoy junto al reconocido escritor: Diego Trelles

 Es obvio que estos eventos culturales no están exceptos de afirmaciones de orden ideológico y políticos que de alguna manera se expresa en todo orden de cosas. A diferencia de su similar, en este evento cultural todo era gratuito desde la entrada hasta el uso de los servicios higiénicos  y demás servicios comunes.
 
El Poeta Juan Cristobal con el ejemplar del Libro "La calle en el mar"          
    






Estamos seguros que el  próximo año  la II edición del ANTIFIL – LIMA será mejor…












sábado, 9 de julio de 2016

UNA PEQUEÑA APRECIACION SOBRE LA VIDA Y LA MUERTE. Autor: Eleazar Moreno Bustos





UNA PEQUEÑA APRECIACION  SOBRE 
LA VIDA Y LA MUERTE



El autor de la novela: “La calle en el mar” del autor casmeño Eleazar Moreno, se ha permitido escribir esta pequeña apreciación sobre su libro, tratando de explicarnos las coincidencias y diferencias entre su novela y la reconocida salsa de Rubén Blades: “Cuando llegara el día de mi suerte”…



"El día de mi suerte" y "La calle en el mar", son dos temas que se parecen mucho, porque en ambos hay dos voces narrando una misma historia. En la versión instrumental, la voz lo domina todo, porque el cantante al hacerlo está tocando sus propias fibras y solo el conoce las claves de su lamento.


Ambas proceden también de las mismas prosas rebeldes, las que en las calles se escriben a diario. Pero en el caso de "La calle en el mar" y de su personaje principal Martin, que también cree que algún día cambiara su suerte y no por que los astros lo digan o  sucedan una conjunción de factores inesperados, sino porque el saldrá a buscarla desesperadamente, se halle donde esta se halle, bajo las piedras, en las arenas, por las oscuras esquinas y si no la puede hallar le dejara escrito una esquela en la que le dirá que ya no se le haga más la escurridiza que le muestre la puerta verdadera y no las falsas.


La calle es un lugar donde siempre salpica la sangre y cuando esta mancha con su complicidad es difícil borrársela. Martin hará el intento de sacársela, pero tendrá que enfrentase con los perros de presa que están sueltos y ya le han olido la sangre y esperan un descuido para saltar sobre su espalda. Pero Martín no es un perro que baje así nomás la cola, él es un mastín que no enseña en vano los dientes y sabe bien cuando acometer, cuando esperar, lo que no sabe es huir.


Pero no serán los arrebatos caninos lo que le hundan los dientes, será la sediciosa incontinencia de la venganza de un sabueso perdedor que se llevara por delante a Martín con la certera argumentación del plomo, solo por el atrevimiento de Martín de derrotarlo y no solo le hizo a este bajar la cola sino también le hizo hundir la cabeza en la arena y tuvo que convertir la vida de Martín en el precio de su derrota.












CHINECAS UN PROYECTO QUE NO LE SIRVE A NADA A CASMA



CHINECAS UN PROYECTO CON MAS DE 40 AÑOS QUE HA CASMA NO LE  SIRVE DE  NADA

En 1970, el Ministerio de Agricultura -por intermedio de la Línea Global de Pequeñas y Medianas Irrigaciones- realizó un estudio de actualización, incluyendo los términos de referencia para los aspectos que deberían ser estudiados a nivel definitivo.

Entre setiembre de 1981 y abril de 1983, la Asociación de Consultores conformada por la Empresa Nacional Agro – Ingeniería S.A. y la Empresa Norteamericana DMJM de Latinoamérica y del Caribe -mediante contrato celebrado con la actual Corporación Departamental de Desarrollo de Ancash- ejecutó el Estudio de Factibilidad del Proyecto de Irrigación en los valles de Chimbote, Nepeña, Casma y Sechin (valles que integran el ámbito del proyecto; de allí la sigla de CHINECAS), que plantea la utilización integrada de los recursos hídricos de los ríos Santa, Nepeña y Casma- Sechin, con la finalidad de complementar el riego en los valles mencionados e irrigar nuevas áreas en los suelos aptos que se ubican en el ámbito del Proyecto.

Pero tras el cumplimiento de la Ley Nº 27783- Ley de Bases de Descentralización, el 19 de junio de 2007, se publica el D.S Nº 051-2007-PCM, el cual transfiere el Proyecto Especial Chinecas del Instituto Nacional de Desarrollo al Gobierno Regional de Ancash.

A la fecha han transcurrido más de 41 años del inicio de este programa de irrigación que actualmente beneficia a los valles agrícolas de Chimbote, y  Nepeña quienes disfrutan de las bondades del agua que proviene del rio Santa y que de acuerdo al proyecto original debería llegar a irrigar al valle de Casma y Sechin, situación que a la fecha no nos sirve de nada,  por el contrario cualquier proyecto alternativo choca con el SNIP que tiene el mencionado proyecto, impidiendo de esta manera cualquier inversión agrícola de magnitud en nuestros valles de Casma, como es el caso de la construcción de la Represa de Jaihua o la irrigación de  Pampa Colorada, viejo sueño de los agricultores casmeños. 

Están avisados los dirigentes agrarios de Casma y sus autoridades locales para que ahora puedan exigir con los nuevos representantes del gobierno nacional que ingresa el próximo 28 de julio, la anulación de este proyecto irrigador en el nuevo Congreso de la Republica para de esta manera hacer Justicia a los sagrados intereses que tiene la provincia de Casma de un proyecto que desde que nació solo  ha beneficiado con  miles de millones de soles a los agricultores de la vecina provincia del Santa y que en nada beneficia ni beneficiará al agro de la provincia de Casma. 

Casmeños tenemos la última palabra y se palabra se denomina: Lucha, entonces a luchar se a dicho….




Canal irrigador de Chinecas llevando agua al valle de Nepeña.





viernes, 3 de junio de 2016

PRESENTACIÒN DEL LIBRO: "La calle en el Mar" del autor casmeño: Eleazar Moreno Bustos


 PRESENTACIÓN 

 LIBRO: "LA CALLE EN EL MAR"




INVITACIÒN









Se invita a la población casmeña culta, A la presentación del Libro titulado: 
"La calle en el Mar” del autor casmeño: Eleazar Moreno Bustos, que se llevará a cabo el jueves 16 de junio a horas 7.30 p.m. (hora exacta) en las instalaciones del Hostal “El Farol”.

La Ceremonia tendrá un Programa especial.

Se agradece su gentil participación.

Casma, 06 de junio del 2016.

La Comisión



Hostal El Farol - Casma 









martes, 24 de mayo de 2016

CARTA DEL LIBERTADOR DON JOSE DE SAN MARTÍN AL CASMEÑO ANDRES MEJÍA.


CARTA DEL LIBERTADOR  JOSÈ DE SAN MARTÍN AL CASMEÑO ANDRÈS MEJÍA 




“Señor Don Andrés Mejía. Huacho, Noviembre 15 de 1820, mi apreciado paisano y amigo.

Por el orden natural de las cosas la América no podía eternamente ser esclava; y si sus ilustrados, mientras eran impotentes para sacudir el yugo, tenían que soportarlo haciendo violencia a sus sentimientos, luego que se ven protegidos y en actitud de manifestaros, es un deber de todo ciudadano que ama a su Patria contribuir a su libertad del modo que sea más beneficiosos a ésta y, ahorrar en lo posible la sangre de sus hermanos con pronta decisión”.

“Estoy informado de que Ud. es uno de aquellos americanos dignos de este nombre, que hace tiempo suspiran por el día afortunado en que su país salga del estado de envilecimiento y degradación, y que lo tenía desunido al opresor sistema colonial (subrayado nuestro) y se eleve al rango que por su opulencia le corresponde entre las naciones civilizadas. Este día tan temido por los tiranos, tan deseado por los hombres de todos los países que abrigan en su pecho sentimientos liberales, ésta muy próximo y espero que los habitantes de esa provincia cediendo al impulso de su patriotismo levanten el grito contra la tiranía, depongan a las autoridades españolas antes que se aproximen las tropas que destinó a proteger su libertad, y se presenten al orbe, y a sus hermanos de América en la actitud de hombres libres”. 

“Este es el momento de recobrar los preciosos derechos que la naturaleza concedió a todos los seres inteligentes; esta sea la oportunidad en que usted debe trabajar con empeño, con entusiasmo, con actividad y decisión, para fijar la suerte de su país, para hacerse acreedor a las distinciones que la Patria dispensa a sus hijos predilectos, y aspirar a la gloria inmarcesible de ser contado en el número de los libertadores del Perú, de los héroes de la Independencia”.

“No dudo que usted contribuya por medio de su influjo, y relaciones y cuando esté a su alcance a acelerar el día en que todos vivamos libres, tranquilos, felices, bajo el imperio de la ley promulgada por un gobierno formado por nosotros mismos.

Vamos trabajando paisano; piden ustedes las armas, municiones, y demás que necesiten; y en el momento serán asistidos, conforme a los deseos que animan por el bien de sus dignos habitantes.


A  mí afectísimo paisano y amigo.


 José de San Martín 
    (una rubrica). 



NOTA:

Don Andrés Mejía Maguiña, fue familiar del Primer Gran Mariscal del Perú Don Toribio de Luzuriaga y Mejía, que  en 1820 le dirige la carta en mención el Libertador Don José de San Martín.




UN CINEFILO DE ALTO VUELO.- AUTOR: AUGUSTO LLOSA GIRALDO

            
UN CINEFILO DE ALTO VUELO
      


            Cuando llegan las primeras inquietudes en nuestra adolescencia llena de entusiasmo y voluntad desbordante, ocurre un sin fin de cosas que nos atesora el espíritu; vivimos una etapa inolvidable que nos hace suspirar de nostalgia ahora que lo recordamos. Quién no recuerda que cuando niños queríamos ser: “Batman”, “Superman”  entre otros personajes de moda de los “cómic”,  la televisión o el cine que por esos años todavía conservador y puritano leíamos y veíamos. En muchos casos  sólo permitido para mayores de edad y gente acomodada. Claro, un niño no sabia nada de estas cosas,  y ver una película en el cine o la televisión era toda una tentación que uno no podía perdérselo.
Recuerdo que a mi padre le gustaba mucho las funciones circenses, y  a mi madre en cambio el cine siempre fue su fascinación al cual asistíamos por lo menos tres veces a la semana.

            Esta afición desenvuelta – preferentemente  - por el cine me llevó en mi niñez a ver películas casi todos los días, ya que en los años sesenta estaban de moda las funciones de seriales continuadas de “Tarzán”, “Maciste”,  así como de   películas mexicanas  que en provincias se proyectaba de lunes a domingo, y por supuesto no todos los días nuestros padres nos daban dinero para asistir a cada una de las funciones. Era todo un reto para los niños agenciarse de los cincuenta centavos que costaba la media entrada para el “Cine Municipal” o el “San Martín”, peor aún si no cumplíamos con las tareas de la escuela o los mandados de la casa, estábamos prácticamente chantajeados por nuestros padres, sino también por nuestros hermanos mayores o los amigos más grandes que nos ilusionaban con encontrar una fórmula para solucionar este “problema” de adición al cine, ya que la televisión por esos años recién había llegado al pueblo y pocas familias podían ostentar uno en su sala.

Pero llegó esa oportunidad para el grupo de amigos del cual formaba parte; Pedro el más avezado e intrépido había descubierto que era posible entrar al cine por la puerta de escape del cine que daba al garaje municipal, y que permanecía cerrado casi todo el tiempo, lleno de vehículos malogrados y materiales de trabajo, lo único que teníamos que hacer era trepar una pequeña pared d e adobe semidestruida y bajar por una mata de ciruela que florecía al otro lado de la cerca.

La primera vez que lo intentamos salió a la perfección, la segunda ocasión también, hasta que en la tercera oportunidad alguien se dio cuenta  de nuestra presencia, entonces los guardianes nos pillaron tratando de abrir la pequeña puerta; fui cogido debajo de uno de los carros viejos en donde me había escondido, y recibí como castigo una somera paliza que aún recuerdo, mientras que mis amigos escaparon asustados a sus casas.

Nunca más lo intenté por ese lugar, sino ahora por el techo....